Sáb, 20 Jul 2024 06:17 AM

El incremento de los triunfos tipo Maddux en la NPB

   A pesar de que apenas comienza el mes de julio, ya se han registrado 6 triunfos tipo Maddux en la temporada 2024 de la NPB y como van las cosas lo más probable que veamos algunos más antes de que se complete el calendario regular a principios de octubre.

 

Maddux lanzó 13 blanqueos de menos de 100 pitcheos en su carrera

 

   Un triunfo tipo Maddux hace referencia a lanzar un juego completo en menos de 100 pitcheos y sin permitir carreras, como lo hizo 13 veces durante su extraordinaria carrera el derecho estadounidense Greg Maddux, ganador de 4 premios Cy Young consecutivos y miembro del Salón de la Fama de las Grandes Ligas.

 

   La preparación de cada una de sus aperturas era tan excepcional, que enfrentaba a cada bateador con una secuencia de pitcheos pre-planificada que por lo general culminaba con un resultado previsto, como un elevado corto a la primera base después del cuarto lanzamiento.

 

   Ese nivel de planificación no sólo le permitía completar juegos en menos de 100 pitcheos, sino también en menos de 2 horas, ya que no perdía tiempo discutiendo con el receptor qué tipo de lanzamiento iba a realizar en un momento determinado.

 

   La NPB ha presenciado este tipo de hazañas en el pasado, pero no con la frecuencia ni la rapidez del astro norteamericano. De hecho, entre 1950 y 2011, sólo se registraron 13 triunfos tipo Maddux en el circuito nipón.

 

   No obstante, las cosas cambiaron en 2012, cuando la adopción de una nueva pelota oficial en la liga -que se hizo famosa porque volaba muy poco- afectó severamente la ofensiva de todos los equipos. Eso no sólo produjo una reducción dramática de jonrones, sino también un aumento considerable de blanqueos.

 

   Como consecuencia, ese año se registraron 4 triunfos tipo Maddux en el circuito. El primero fue protagonizado por Hiroshi Kisanuki, quien el 8 de abril lanzó un juego completo de 95 pitcheos. Lo siguió Masaru Takeda, quien el 29 de ese mismo mes realizó un blanqueo de 96 lanzamientos.

 

   Yuki Kuniyoshi se unió al grupo el 7 de septiembre, cuando completó un desafío en 92 pitcheos, mientras que Mitsuo Yoshikawa repitió la hazaña el 28 de ese mes al realizar un blanqueo de 95 lanzamientos.

 

   A partir de 2013 las cosas mejoraron mucho debido a la modificación de la pelota oficial de la NPB, que fue corregida para que volara como ha debido hacerlo desde el principio, resucitando así la decaída ofensiva del circuito.

 

Hayakawa lanzó un blanqueo de 98 lanzamientos en 2021

 

   Debido a ello, sólo 6 triunfos tipo Maddux se registraron entre 2013 y 2017 y ninguno entre 2018 y 2020, pero esa sequía no duró demasiado, ya que los famosos blanqueos de menos de 100 pitcheos regresaron en todo su esplendor en 2021 y todavía no han desaparecido.

 

   Ese año tuvimos 4 otra vez. Yasuhiro Ogawa lo hizo el 15 de mayo en 99 lanzamientos, Takahisa Hayakawa un día después con 98 pitcheos, Haruto Takahashi el 10 de octubre en 97 pitcheos y Yasunobu Okugawa el 10 de noviembre con 98 lanzamientos.

 

   En 2022 se registraron 3 más. Taiga Kamichatani comenzó la fiesta el 16 de abril con un blanqueo de 91 pitcheos, seguido por Takayuki Kato, quien completó un juego en 90 lanzamientos el 19 de abril, y por Nao Higashihama, quien lanzó un juego sin hits ni carreras en 97 pitcheos el 11 de mayo.

 

   Un año más tarde sólo vimos un par de hazañas similares, pero ahora, en 2024, los triunfos tipo Maddux han regresado con una fuerza nunca antes vista. Ya llevamos 6 en lo que va de calendario y. como mencionamos al principio, lo más probable es que veamos más antes de que finalice el año.

 

   El venezolano Miguel Yajure, quien hasta ahora es el único lantino en completar jamás un blanqueo de este tipo en el béisbol japonés, dio inicio al desfile el 29 de abril, luego de finalizar un juego en 94 lanzamientos y sumar así su cuarta victoria de la campaña.

 

   Le siguieron Hiromi Ito y Chihiro Sumida, quienes el 12 de junio completaron sus respectivos desafíos en 99 y 98 pitcheos, respectivamente. Yutaro Ishida se sumó a la fiesta el 16 de junio con un blanqueo de 95 lanzamientos y Masato Morishita lo acompañó 9 días más tarde con un triunfo de 91 pitcheos.

 

   Hiroto Takahashi completó la lista este viernes 5 de julio con un blanqueo de 99 lanzamientos, pero es muy posible que uno o varios nombres más se sumen a la misma antes de que termine la temporada, ya que las condiciones están dadas para que la hazaña se vuelva a repetir.

 

   Mucho se ha hablado en los últimos años acerca de las razones por las cuales la ofensiva de los equipos de la NPB ha estado tan decaída. La calidad de la pelota oficial de la liga, que parece estar tan muerta como lo estuvo en las desastrosas campañas de 2011 y 2012, es sin duda una de ellas.

 

Murakami ganó la triple corona en 2022 con una pelota supuestamente muerta

 

   Sin embargo, por mucho que se quiera culpar la calidad de la pelota está claro que también existen otras causas que no son tan fáciles de identificar. De lo contrario, ¿cómo se explica la triple corona ofensiva de Munetaka Murakami en 2022, cuando bateó para .318, con 56 jonrones y 134 empujadas?

 

   No cabe duda de que el aumento de la velocidad y la calidad de los lanzadores, sumado al auge de las estadísticas avanzadas, está influyendo en los pobres resultados ofensivos que estamos presenciando en este momento, pero incluso eso no es suficiente para explicarlo todo.

 

   Cuando la pelota fue modificada en la temporada 2013, su efecto en la producción ofensiva fue claro e inmediato. Todos los conjuntos comenzaron a conectar más vuelacercas y el número de carreras anotadas en cada encuentro aumentó considerablemente.

 

   No obstante, eso no es lo que estamos viendo actualmente. Por una parte, Mizuno, la compañía que fabrica la pelota oficial de la NPB, no parece haber tomado ninguna medida drástica para cambiar la calidad de su producto, y por la otra, el efecto del mismo no parece ser uniforme a través del circuito.

 

   Los Halcones de SoftBank, por ejemplo, están teniendo una de las mejores temporadas ofensivas en la historia del circuito. Como equipo, tienen un promedio ofensivo de .258, con 51 cuadrangulares y 325 carreras anotadas, cifras con las que lideran cómodamente toda la NPB en esas 3 categorías.

 

   Por si eso fuera poco, cuatro de sus titulares están entre los 5 mejores en empujadas del circuito. Hokata Yamakawa lidera el departamento con 50 remolques, seguido por Kensuke Kondo (47), Ryoya Kurihara (45) y Yuki Yanagita (35), quien no juega desde el 31 de mayo por lesión.

 

   Los Leones de Seibu, por el contrario, ocupan el lado opuesto de esa moneda. Su promedio ofensivo, que es por mucha ventaja el más bajo de toda la NPB, es de apenas .205 y sus totales de jonrones y anotadas apenas llegan a 32 y 174, respectivamente.

 

   Su cifra de vuelacercas es una de las más modestas de Japón, mientras que su monto de anotadas es el peor de todo el circuito. No en vano el conjunto ocupa el foso de la clasificación de la Liga del Pacífico y se encuentra a nada menos que 27 juegos de distancia del liderato.

 

SoftBank está teniento uno de los mejores años ofensivos de la historia y Seibu uno de los peores

 

   Si el problema fuese sólo la pelota, sería imposible ver este tipo de resultados. Sencillamente no es posible que una pelota muerta afecte a un equipo y no a otro. Su baja calidad tendría que afectar a todos por igual y eso no es lo que estamos viendo en este momento.

 

   Estudios recientes han demostrado que, de hecho, la pelota no está volando tanto como antes, por lo que parte de la culpa de lo que está sucediendo recae en su calidad, pero como ya explicamos anteriormente otras razones desconocidas también son responsables del problema.

 

   Se nos ocurre que el desarrollo de la velocidad de los lanzadores en la última década podría ser una de ellas, como también la recopilación y el uso masivo de las estadísticas avanzadas por parte de la mayoría de los clubes del circuito.

 

   Como el problema no tiene una causa clara y específica, resulta muy difícil resolverlo. En 2011 y 2012, fue evidente que la pelota era la culpable, por lo que todo se resolvió tan pronto como se modificó la pelota para que volara mejor.

 

   En esta ocasión, todavía no se puede ver la luz al final del túnel, por lo que es muy probable que sigamos viendo más triunfos tipo Maddux en la NPB, tanto en lo que queda de la presente temporada como en las campañas posteriores.