Dom, 23 Jun 2024 05:04 AM

El declive de la ofensiva latina en la campaña 2024

   Después de un prometedor inicio de año, en el que hasta 10 jugadores latinos fueron protagonistas con sus bates, se ha hecho evidente en las últimas semanas que el poderío ofensivo de los peloteros hispanos en la temporada 2024 de la NPB está en claro declive.

 

La producción ofensiva de Polanco ha disminuido en comparación al año pasado

 

   En el primer fin de semana de la campaña regular, entre el viernes 29 y el domingo 31 de marzo, el venezolano Leandro Cedeño y el dominicano Franmil Reyes se fueron para la calle y los venezolanos Jesús Aguilar y José Osuna, los dominicanos Franchy Cordero y Domingo Santana y el puertorriqueño Neftalí Soto remolcaron todos al menos una carrera.

 

   Por si eso fuera poco, los dominicanos Orlando Calixte y Gregory Polanco y el cubano Ariel Martínez se sumaron al grupo en las semanas siguientes para totalizar 10 caribeños que no sólo estaban activos al mismo tiempo sino que además eran protagonistas con sus respectivos equipos.

 

   Lamentablemente, no pudieron mantener esa buena forma por mucho tiempo, por lo que hoy día esa lista se ha visto reducida a apenas 7 nombres y sólo 2 de ellos se mantienen produciendo de manera consistente: el dominicano Santana, que está liderando toda la NPB en promedio (.338), y el venezolano Osuna, quien está comandando la Liga Central en empujadas (27).

 

   El dominicano Polanco, por ejemplo, comenzó bastante lento, pero luego se encendió y tuvo un período excepcional entre el 12 y el 28 de abril en el que conectó 5 cuadrangulares, remolcó 10 carreras y anotó 7 veces en 13 encuentros.

 

   Sin embargo, después de eso apenas ha podido sumar un vuelacerca y una empujada más y su promedio ha caído de .261 a .234. Su carrera en la NPB se ha caracterizado hasta ahora por este tipo de altibajos, pero no deja de ser preocupante su actual sequía ofensiva.

 

   No olvidemos que el año pasado fue colíder de jonrones de la Liga del Pacífico de la NPB con 26 y que cerró la campaña con 75 remolques. Su proyección para finales de 2024, basada en los números que ha acumulado hasta ahora, es de apenas 20 estacazos y 39 empujadas.

 

   El caso del venezolano Cedeño es bastante similar. Después de disparar un cuadrangular de 2 carreras en la segunda jornada del calendario, se apagó un poco antes de reencontrarse con su mejor versión en una extraordinaria racha de 11 juegos que comenzó el 9 de abril y terminó el 20.

 

Cedeño comenzó muy bien, pero casi ha desaparecido en las últimas semanas

 

   Durante ese período, se fue para la calle en 4 ocasiones, remolcó 12 carreras, anotó 7 veces y recibió 7 boletos, antes de apagarse de nuevo. Despertó momentáneamente con un par de jonrones en juegos consecutivos el 6 y el 8 de mayo, sólo para volver a dormirse después.

 

   Tal como en el caso de Polanco, su carrera en la NPB se ha caracterizado hasta ahora por este tipo de rachas explosivas mezcladas con períodos de muy poca producción, por lo que es muy posible que vuelva a resurgir pronto. No obstante, no dejan de preocupar sus bajones ofensivos.

 

   El caso del boricua Soto es distinto. Después de remolcar 3 carreras en el segundo compromiso de la temporada, pasó un buen tiempo en el que su producción de vuelacercas y empujadas fue casi nulo. Sin embargo, su promedio ofensivo se mantuvo siempre sobre .300.

 

   Eventualmente, se enfrió en ese departamento, pero se calentó en el de jonrones y remolques luego de irse para la calle 3 veces y empujar 8 carreras en 5 encuentros entre el 4 y el 10 de mayo. Desde entonces no ha figurado más, pero sin duda es posible que vuelva a remontar.

 

   Con 7 campañas de experiencia en la NPB, cuenta con la ventaja de conocer bien la liga y saber exactamente lo que tiene que hacer para recuperarse en el área ofensiva. Siempre y cuando se mantenga saludable, su producción debería regresar pronto.

 

   El venezolano Aguilar, lamentablemente, no cuenta con la misma suerte ni las mismas expectativas. Por estar debutando en el circuito, el futuro de su carrera en el mismo dependerá mucho de que encuentre la manera de recuperar el prometedor ritmo ofensivo que mostró a principios de año.

 

   En apenas el segundo desafío de la campaña, se fue de 5-2, con un doble, un sencillo y 3 empujadas, para ayudar a los Leones de Seibu a derrotar 8-2 a las Águilas de Rakuten en el juego disputado en el Parque Rakuten Mobile de Sendai.

 

Aguilar tuvo un inicio prometedor, pero una lesión lo sacó del terreno

 

   A pesar de sólo producir una carrera en las 2 semanas posteriores a ese compromiso, sí logró irse para la calle en juegos consecutivos el 13 y 14 de abril, por lo que su paso por la liga parecía encaminado a extenderse más allá de un primer año.

 

   Desafortunadamente, esos planes se vieron interrumpidos por una lesión en su tobillo derecho que convenció al equipo de sacarlo del roster activo el pasado 8 de mayo. Todavía no se sabe cuándo podrá regresar al terreno, pero resulta evidente que no será en el mínimo de 10 días que establece el reglamento.

 

   El caso del cubano Martínez es bien particular, ya que después de un inicio notoriamente lento, su producción de jonrones y empujadas ha ido aumentando y se ha mantenido más o menos constante hasta ahora. El problema es que su promedio ofensivo sigue siendo muy bajo.

 

   Para ser justos ha aumentado mucho desde el principio, ya que se mantuvo en .000 durante sus primeros 3 encuentros y le tomó nada menos que 13 desafíos para subirlo por encima de .100. En este momento está en .236, que es una gran cifra en comparación a como estaba al principio, pero igual es mucho menor que la marca de .253 que llegó a tener el 27 de abril.

 

   Con 4 vuelacercas y 21 remolques en 140 turnos, sus proyecciones para finales de año en esos dos departamentos son 13 y 68, respectivamente. Esos no son malos números, pero tampoco son los que se quisieran ver en un pelotero importado.

 

   El hecho de que ha sido titular hasta ahora y no está siendo subido y bajado como ocurrió el año pasado invita al optimismo, pero igual necesita mejorar su producción ofensiva para poder asegurar su continuidad en la organización en el futuro.

 

Reyes no ha podido ganarse la titularidad con Nippon Ham

 

   Del dominicano Franmil Reyes se esperaba mucho, debido a su corpulencia y a su potencial para conectar muchos jonrones. Logró irse para la calle en el día inaugural de la temporada, pero desde entonces sólo ha podido sumar otro vuelacerca y todavía no ha podido ganarse la titularidad.

 

   Todo lo contrario, fue removido del roster activo el pasado 13 de mayo debido a su bajo rendimiento: 2 estacazos, 3 empujadas y un promedio de .211 en 26 desafíos. Lo más temprano que podrá regresar al equipo mayor será el 23 de mayo, pero es posible que se tarde más de eso.

 

   El caso de su compatriota Franchy Cordero es casi idéntico. Su llegada generó muchas expectativas debido a su potencial para irse para la calle con frecuencia y remolcar muchas carreras, pero desafortunadamente para él las mismas no se han cumplido.

 

   A la fecha de hoy, sólo ha logrado sacar la pelota en una ocasión y apenas tiene 3 empujadas en su cuenta personal. Después de batear para un modesto .176 en sus primeros 14 compromisos, fue bajado al conjunto filial el 15 de abril y todavía no ha regresado a la máxima categoría del circuito.

 

   Finalmente, está el también dominicano Calixte, quien está bateando para un respetable .297, con 3 jonrones y 10 remolques en 37 partidos. Su problema es que a pesar de su decente rendimiento todavía no ha podido ganarse la titularidad con su equipo.

 

   No cabe duda de que su actuación está siendo afectada por un manager que no sabe manejar sus piezas y que va encaminado a dejar al conjunto en el último lugar de la clasificación por tercer año consecutivo, pero igual parte de la culpa está de su lado por no haber registrado números más convincentes.

 

   Todavía queda mucho camino por recorrer, por lo que es muy posible que varios de estos peloteros se recuperen y comiencen a ser protagonistas otra vez con sus bates. Sin embargo, también es posible que la cosas se mantengan igual a como están ahora, o que incluso empeoren para finales de año.

 

   Sólo nos queda esperar para saber qué ocurrirá con cada uno de ellos y también con los otros bateadores caribeños que apenas han visto acción hasta ahora por diversas razones, como el venezolano Marwin González, el cubano Dayán Viciedo y el dominicano Johan Mieses.