Dom, 21 Jul 2024 12:34 PM

Estrellas de DeNA

 

Nombre oficial: Yokohama DeNA BayStars
Nombres anteriores: Taiyo Whales, Taiyo Shochiku Robins, Yosho Robins, Yokohama BayStars
Fecha de fundación: 22 de noviembre de 1949
Títulos de liga: 2 (más reciente: 1998)
Títulos de la Serie de Japón: 2 (más reciente: 1998)
Ciudad sede: Yokohama
Estadio: Yokohama
Capacidad: 30.000 espectadores
Sitio en Internet: www.baystars.co.jp

 

   Las Estrellas de DeNA no gozan de la popularidad del resto de los equipos de la Liga Central, ni tampoco de sus buenos resultados. De hecho, se trata del peor conjunto en términos de rendimiento debido a que ha terminado en el foso de la clasificación del circuito con más frecuencia que cualquiera de sus rivales. No obstante, sí goza del respaldo de su ciudad, de sus fanáticos y de la compañía tecnológica DeNA, que adquirió el club en diciembre de 2011 con la promesa de sacarlo del abismo deportivo en el que se encontraba en ese momento.

 

   El conjunto fue fundado en noviembre de 1949 como parte de los preparativos para la instauración del sistema de dos ligas que actualmente se utiliza en la NPB. La compañía pesquera Taiyo, que desde 1930 tenía un equipo amateur que competía en distintos torneos alrededor del país, decidió probar suerte en la pelota profesional inscribiendo en la liga al equipo que ya tenía bajo el nombre Ballenas de Taiyo.

 

   Debido a la falta de jugadores de calidad el conjunto terminó entre los últimos puestos de la clasificación en sus primeras dos temporadas de existencia y poco después se fusionó con los Petirrojos de Shochiku para poder subsistir debido a los problemas económicos que atravesaban ambos conjuntos.

 

   La estrategia no dio resultado y los problemas económicos continuaron, por lo que la compañía Shochiku retiró su apoyo al club y éste quedó bajo el patrocinio exclusivo de Taiyo. Por si esto fuera poco, el equipo terminó en el último lugar de la clasificación por 6 campañas consecutivas y muchos temieron por su destino.

 

   No obstante, la contratación del manager Osamu Mihara en 1960 cambió la fortuna del club ya que en apenas su primera temporada logró guiar al club a su primer título de liga y posteriormente a su primer título de la Serie de Japón.

 

   Desafortunadamente para sus fanáticos, el éxito del equipo no duró mucho y después de un par de campañas en las que quedó en segundo lugar se vio relegado otra vez a la parte baja de la tabla casi de manera fija.

 

   En 1992, la compañía Taiyo cambió su nombre a Maruha, por lo que se vio obligada a cambiar también el nombre del equipo. Debido a la presión del público en contra de la caza de ballenas, lo compañía decidió denominarlo Estrellas de Yokohama.

 

   El nuevo nombre no ayudó a cambiar demasiado los resultados, pero para 1998 el club logró armar un conjunto de calidad que sorprendió a todos al ganar el título de la Liga Central y también el de la Serie de Japón. Sin embargo, todo volvió a la normalidad después de ese año y para finales de 2012 el equipo había quedado en el último lugar de la clasificación de su circuito en 5 campañas consecutivas.

 

   A partir de 2016, logró revivir viejas glorias gracias a la llegada del venezolano Alex Ramírez como manager. En apenas su primer año en el banquillo, éste llevó al equipo a la primera postemporada de su historia y al año siguiente avanzó incluso hasta la Serie de Japón, si bien la perdió en 6 juegos ante los Halcones de SoftBank.

 

   La divisa ha contado con varias estrellas de renombre a lo largo de su historia, pero quizás la más conocida y famosa de todas es Kazuhiro Sasaki, el mejor cerrador que haya dado el béisbol japonés. Durante su mejor momento su brazo era tan temido que los equipos rivales planificaban los partidos ante Yokohama en base a 8 entradas, ya que sabían que en lo que llegaran a la novena a enfrentarlo no tendrían chance alguno de hacerle carreras.

 

   También vale la pena destacar al norteamericano Bobby Rose y al venezolano José Celestino López. El primero fue una de las principales fuerzas ofensivas de la franquicia entre 1993 y 2000 y sumó 153 carreras empujadas en la temporada 1999, lo que representa la segunda cifra más alta en la historia de la NPB. El segundo no sólo sólo se convirtió en el tercer jugador en la historia en sumar al menos 1.000 hits tanto en la MLB como en la NPB (los otros dos son Hideki Matsui e Ichiro Suzuki) sino que además ganó 4 Guantes de Oro en fila en la inicial y estableció una nueva marca de jugadas consecutivas sin cometer error en su posición (1.632).