La increíble paridad de NPB y MLB en términos de asistencia

Category: El Bate del Samurai Published: 16 October 2017
Written by Claudio Rodríguez Otero Hits: 147
 

   La Liga Japonesa de Béisbol Profesional (NPB, por sus siglas en inglés) estableció en 2017 un nuevo récord de asistencia al atraer 25.139.463 fanáticos a sus estadios, una cifra que la coloca sorprendentemente cerca del total registrado este mismo año por MLB.

 

   El poderoso circuito norteamericano totalizó 72.670.423 espectadores esta campaña, lo que a simple vista parece ser una suma mucho mayor que la alcanzada por la liga nipona, pero ese no es necesariamente el caso.

 

   No olvidemos que la Gran Carpa cuenta con 30 equipos y disputa más partidos por temporada que la NPB, por lo que obviamente siempre va a existir una diferencia notable si sólo nos enfocamos en los números netos.

 

   Sin embargo, fíjense lo que ocurre cuando ajustamos los totales japoneses al mismo número de clubes y juegos como local que se ven en las mayores.

 

   Esos 25.139.463 asistentes que mencionamos al principio fueron atraídos por apenas 12 clubes que disputan sólo 71 encuentros como local cada año. Si ajustamos esa cifra a una liga de 30 divisas que juegan 81 partidos en casa por año, entonces el resultado es 71.700.581.

 

   Es decir, la diferencia de asistencia entre MLB y NPB es, en cifras totales, menor a un millón de espectadores. ¿Qué ocurre si, por el contrario, comparamos los promedios de asistencia por partido? La diferencia se reduce aún más: 29.906 fanáticos en MLB vs 29.506 en NPB.

 

   Los Tigres de Hanshin encabezaron la tabla de asistencia de la NPB en 2017 con 3.034.626 fanáticos. Ese total, que fue alcanzado tras disputar apenas 71 juegos como local, varios de los cuales fueron en un estadio diferente a su sede regular, hubiese sido el séptimo más alto en las Grandes Ligas.

 

   Ahora, si ajustamos ese mismo monto a 81 partidos como local, el total ascendería a 3.462.038, una cifra que lo hubiese dejado en el segundo lugar en la Gran Carpa, sólo por detrás de los Dodgers de Los Ángeles (3.765.856).

 

   En la Liga Central, por ejemplo, 4 de los 6 equipos superaron la barrera de los 2 millones de fanáticos en 2017: Hanshin (3.034.626), los Gigantes de Yomiuri (2.958.890), los Carpas de Hiroshima (2.177.554) y los Dragones de Chunichi (2.010.772).

 

  Por si eso fuera poco, los otros dos conjuntos que conforman ese circuito estuvieron muy cerca de alcanzar esa cifra. Las Estrellas de DeNA sumaron 1.979.446 espectadores y las Golondrinas de Yakult 1.862.731.

 

   En la Liga del Pacífico, otros 2 clubes superaron la barrera de los 2 millones de asistentes. Los Halcones de SoftBank totalizaron 2.526.792 aficionados, mientras que los Luchadores de Nippon Ham llegaron a 2.086.410.

 

   Los otros 4 equipos del circuito no estuvieron cerca de llegar a los 2 millones, pero 2 de ellos registraron nuevos récords de asistencia. Incluso el peor de todos, los Marinos de Lotte, atrajo más fanáticos a su estadio (1.450.164) que el club con el total más bajo de las Grandes Ligas (Tampa Bay, con 1.253.619), a pesar de haber disputado menos partidos en casa (71 vs 81).

 

   Es decir, 6 de los 12 conjuntos que conforman la NPB recibieron a más de 2 millones de fanáticos en sus estadios este año. Otros 2 estuvieron muy cerca de lograrlo y 2 más registraron nuevas marcas de asistencia, por lo que sólo 2 de esos clubes tuvieron un mal año.

 

   En las mayores, por el contrario, más de la mitad de los equipos (18 de 30) sufrieron retrocesos en sus totales de asistencia y la liga en general atrajo menos fanáticos de los que recibió en 2016 (72.670.423 vs 73.159.674).

 

   Lo más interesante de todo es que la asistencia de los conjuntos de la NPB podría ser mucho mayor de no ser por una serie de limitaciones que hacen virtualmente imposible que mejoren los totales que ya tienen en este momento.

 

   Por ejemplo, SoftBank, que es uno de los clubes más populares de Japón en este momento y posee una de las fanaticadas más fieles, es un club que consistentemente agota las entradas para sus partidos.

 

   Su estadio, el Yafuoku Dome de Fukuoka, tiene una capacidad de 38.585 espectadores y esa es una cifra que se ve muy a menudo en los reportes de los juegos del club. Si el equipo lograse llenar todos sus juegos, lo máximo a lo que podría aspirar es a sumar 2.739.535 aficionados por año.

 

   Ahora, si por el contrario la capacidad del parque fuese de 47.541 fanáticos, como ocurre con el Estadio Koshien de Nishinomiya, entonces el máximo de asistencia al que podría aspirar sería de 3.375.411 y así sería más fácil llegar a los 3 millones cada año.

 

   De hecho, sólo Hanshin y Yomiuri están en capacidad de superar la barrera de los 3 millones de espectadores por temporada, ya que los estadios de los otros 10 conjuntos no son lo suficientemente grandes como para permitirles llegar a esa cifra.

 

   Otro aspecto importante que disminuye el potencial de asistencia de los clubes de la NPB es el hecho de que todos ellos tienen la costumbre de disputar partidos como local en estadios rurales que tienen una capacidad mucho menor a sus sedes regulares.

 

   Yomiuri, por ejemplo, disputó 6 partidos como local este año en estadios rurales con capacidades de alrededor de 20 mil fanáticos. Es decir, en el mejor de los escenarios, hubiese podido sumar 120 mil asistentes en esos 6 juegos.

 

   Si por el contrario hubiese disputado esos 6 encuentros en el Tokyo Dome, que tiene capacidad de 45,600 aficionados, entonces su asistencia en ese mismo número de partidos hubiese podido llegar a los 273.600 espectadores. Es decir, una diferencia de 153 mil fanáticos entre un escenario y el otro.

 

   Yomiuri sólo necesitó 41.110 aficionados más este año para llegar a los 3 millones, por lo que esos 6 partidos que disputó en estadios rurales sin duda alguna marcaron la diferencia entre alcanzar esa meta y no hacerlo.

 

   El caso de Hanshin es más increíble todavía, ya que si bien sólo disputó un partido en un estadio rural este año, todavía tuvo que jugar otros 9 en un estadio ajeno debido a la celebración de las 2 ediciones del famoso Torneo Koshien, que se celebran en su parque.

 

   Esos 9 encuentros los disputó en el Kyocera Dome de Osaka, que queda relativamente cerca de su sede regular, pero que a la vez tiene una capacidad muy inferior a ésta (10.914 fanáticos menos). Es decir, en lugar de un máximo posible de 427.869 espectadores, a todo lo que pudo aspirar en esos 9 partidos fue a un total de 329.643, lo que representa una diferencia de casi 100 mil aficionados.

 

   A pesar de estos obstáculos, la asistencia de la NPB sigue creciendo y sus equipos lograr atraer cada vez más fanáticos a sus estadios, sin importar lo bien o lo mal que les esté yendo en términos deportivos.

 

   MLB, por el contrario, bajó su total de espectadores este año, a pesar de contar con estadios que poseen una mayor capacidad a los que tiene Japón y también con la etiqueta de ser la mejor liga de béisbol del mundo.

 

   Nos preguntamos qué ocurrirá si la NPB logra superar a MLB en asistencia en los próximos años, ya sea en cifras totales ajustadas o, más claramente todavía, en promedio de espectadores por partido. ¿Cambiará su estrategia de promoción para tratar de mejorar sus números o le restará importancia al asunto creyendo que nadie le está prestando atención a ese detalle?

 

Escriba un comentario


Security code
Refresh