La clave del éxito del cubano Alfredo Despaigne en 2017

Category: El Bate del Samurai Published: 12 June 2017
Written by Claudio Rodríguez Otero Hits: 268
 

   El toletero cubano Alfredo Despaigne, actual líder de jonrones (18) y empujadas (53) de la Liga del Pacífico, está en camino a superar este año varios de los números individuales que ha registrado hasta ahora en su carrera en la NPB.

 

   Su talento nunca estuvo en duda, pero en las tres primeras temporadas que disputó en la liga jamás logró acumular cifras extraordinarias. Su actuación fue muy buena, en especial la del año pasado, pero no lo suficiente como para elevarlo al nivel de súper estrella.

 

   Su promedio ofensivo en esos 3 primeros años, en los que defendió la camiseta de los Marinos de Lotte, fue de .277. Bueno, sin duda, pero muy lejos del .348 que registró en la Serie Nacional cubana entre 2004 y 2014.

 

   Su total de jonrones en ese mismo período fue de 54, lo que se traduce en un promedio de 18 por año. Nada mal, pero no se puede comparar a los 154 cuadrangulares que disparó el venezolano Alex Cabrera en sus primeras 3 campañas en Japón.

 

   Sus 187 empujadas en esas 3 zafras, que equivalen a 62 por año, también constituyen un monto respetable, pero apenas supera la mitad de los 112 remolques por campaña que promedió el venezolano Roberto Petagine en sus 3 primeras temporadas en el circuito.

 

   Sin embargo, las cosas han cambiado este año. El cotizado toletero no sólo está liderando la Liga del Pacífico en jonrones y empujadas, como ya lo mencionamos, sino que además proyecta 46 vuelacercas y 124 remolques para el final del calendario.

 

   Más importante aún, está peleando por dos títulos individuales muy prestigiosos, tiene muchas posibilidades de ser electo para participar en la Serie de las Estrellas en julio y también de ser incluido en el Equipo Ideal del circuito a finales de año.

 

   Esto nos lleva a preguntarnos, ¿cuál es la clave de este éxito que está teniendo en 2017? Se nos ocurren varias cosas, pero una de ellas parece ser la fundamental.

 

   El hecho de que esta es ya su cuarta temporada en la NPB sin duda está influyendo en su buen rendimiento. Ya conoce mejor a los lanzadores rivales y está mejor adaptado que antes al estilo de juego nipón, por lo que la experiencia está a su favor.

 

   El poder jugar desde el día inaugural del calendario también aumenta sus posibilidades de producir mejores números, ya que tiene más oportunidades de irse para la calle y remolcar carreras.

 

   En 2014, debutó tarde y sólo pudo jugar 2 meses y en 2015 se perdió 40 juegos por sus compromisos en Cuba y en los Juegos Panamericanos de Toronto, pero desde 2016 hasta ahora ha podido jugar toda la temporada y eso también lo está ayudando.

 

   No obstante, consideramos que la razón principal de su éxito actual se reduce a algo muy obvio: el cambio de equipo.

 

   Los Halcones de SoftBank, el conjunto para el que juega ahora, es uno de los más poderosos de Japón, tanto en términos deportivos como económicos. Su filosofía ganadora no sólo es muy evidente sino que además está respaldada por un gran poder adquisitivo que facilita mucho armar una alineación de gran calidad.

 

   Ese ambiente de jugar para ganar, sabiendo que se cuenta con todas las herramientas necesarias para hacerlo, lo debe estar motivando mucho, ya que su objetivo no es más tratar de ayudar al equipo a avanzar a los playoffs, sino a ganar el título de liga y el de la Serie de Japón.

 

   Quizás el aspecto más importante sea la protección con la que cuenta ahora cada vez que toma un turno al bate. Cuando jugaba con Lotte, él era prácticamente el único bateador de poder del conjunto, por lo que los lanzadores rivales tenían la opción de esquivarlo y otorgarle un boleto intencional disimulado, si así lo deseaban.

 

   Ahora que juega con SoftBank, esa opción ya no existe. El club de Fukuoka tiene una alineación plagada de toleteros de poder que hace literalmente imposible evitarlo y que lo protege con la misma eficacia de la antigua guardia pretoriana.

 

   Para empezar, tiene a Yuki Yanagita bateando tercero, justo antes de él. Yanagita, que fue el Jugador Más Valioso de la Liga del Pacífico en 2015, es uno de los mejores bateadores del béisbol japonés y es, en este momento, co-líder de empujadas del circuito junto al cubano.

 

   Por si eso fuera poco, batea para .305, es líder de porcentaje de slugging con .576, segundo en jonrones con 15 y en anotadas con 48, tercero en robos con 12 y cuarto en porcentaje de bases alcanzadas con .417.

 

   Normalmente, el veterano Seiichi Uchikawa, uno de los toleteros más destacados de la NPB, batea cuarto, pero como está lesionado en este momento Despaigne ha asumido la responsabilidad de esa posición.

 

   En el quinto peldaño, respaldando al antillano, está Akira Nakamura, otro excelente bateador que, si bien apenas tiene un jonrón y 10 remolques a la fecha de hoy, posee un promedio de .294, es quinto en boletos recibidos con 32 y es capaz de enviar la pelota a las gradas cada vez que haga falta.

 

   En el sexto puesto está Nobuhiro Matsuda, un veterano antesalista que suele promediar unos 20 cuadrangulares por año y que en este momento acumula 11, con 31 empujadas y 27 anotadas.

 

   Por si todo esto fuera poco, el novato de 21 años Seiji Uebayashi está bateando para .317, con 8 jonrones, 27 empujadas y 28 anotadas, a pesar de ser octavo en la alineación, mientras que el diminuto campo corto Kenta Imamiya, que batea segundo, ya suma 2 batazos de vuelta completa y 22 remolques.

 

   Ante una compañía semejante, no debería extrañarnos que Despaigne esté viendo en este momento todos los lanzamientos buenos que le fueron negados en los últimos 3 años y que además les esté sacando el máximo provecho a todos.

 

   El Yafuoku Dome de Fukuoka, sede del equipo, también está aportando su granito de arena al éxito del cubano. Su cerca fue acortada hace un par de años para añadir asientos especiales al estadio y aumentar así el ingreso de fanáticos.

 

   La movida no sólo tuvo un éxito comercial, sino también deportivo, ya que ha aumentado el número de vuelacercas que se conectan en el parque y eso ha favorecido mucho al conjunto local.

 

   Despaigne, por su puesto, también está disfrutando de los beneficios de jugar ante una cerca más corta, si bien los jonrones que le hemos visto conectar hasta ahora en ese estadio han superado casi todos esa sección especial y han caído detrás de la cerca original.

 

   Si bien su promedio sigue estando bajo en comparación al que registró en la Serie Nacional de su país (.276 vs .348), todo parece indicar que este año superará sus marcas personales de jonrones (24) y empujadas (92) y eso sin duda es un logro muy importante.

 

   No sólo eso, sino que es posible también que gane uno de esos dos títulos, o incluso ambos, y eso sería algo histórico, porque se convertirían sus primeros galardones individuales en la NPB.

 

   Su proyección actual no le basta todavía para mejorar sus récords de anotadas (81) y dobles (27), pero sin duda eso podría cambiar a medida que avance la campaña.

 

   Lo mismo podría decirse de su promedio, que si bien no es tan alto como pudiera esperarse (.276), está muy cerca del que registró el año pasado (.280. Estamos descontando en este caso el total de .311 que dejó en 2014, ya que sólo pudo jugar los últimos 2 meses del calendario ese año).

 

   Todavía falta mucho camino por recorrer esta temporada, pero ya es un hecho que el cotizado toletero está registrando en este momento su campaña más exitosa desde que llegó a Japón. ¿Qué tan lejos podrá llegar? Estamos ansiosos por averiguarlo.

 

Comments   

0 #1 Dayan 2017-06-12 11:50
Vi que lo scaron del roster por una lesion del "hamstring" en su ultimo juego :sad: Esperemos que no le resto mucho tiempo de juego. Saludos!
Quote

Escriba un comentario


Security code
Refresh