Liga del Pacífico: Nippon Ham y SoftBank son favoritos

Category: El Bate del Samurai Published: 20 March 2017
Written by Claudio Rodríguez Otero Hits: 215
 

   Luego de haber presentado nuestro pronóstico para la Liga Central la semana pasada, dedicaremos la columna de hoy a analizar las posibilidades de éxito que tienen los 6 conjuntos de la Liga del Pacífico para la temporada 2017 de la NPB.

 

   Desde nuestro punto de vista, los Luchadores de Nippon Ham y los Halcones de SoftBank, que son dos equipos muy fuertes y equiparados, están muy por encima del resto de sus rivales de circuito y cuentan prácticamente con las mismas posibilidades de ser campeones.

 

   Sin embargo, vamos a apostar por Nippon Ham como el favorito para alzarse con el título porque consideramos que tiene un cuerpo de lanzadores más completo y dominante que el de SoftBank.

 

   Es cierto que muchas cosas le salieron bien a Nippon Ham el año pasado. Ganó 15 partidos en fila entre mediados de junio y principios de julio, convirtió a Hirotoshi Masui de un cerrador dudoso a un abridor extraordinario y Shohei Otani tuvo un año excepcional tanto desde la lomita como sobre el plato, pero no por eso hay que menospreciar sus méritos.

 

   El conjunto de Sapporo lideró la Liga del Pacífico en promedio ofensivo, efectividad y bases robadas y fue el que menos carreras permitió a sus rivales. Por si eso fuera poco, quedó segundo en jonrones y carreras anotadas, por lo que prácticamente no tuvo rival en el circuito.

 

   Puede que la suerte de ganar 15 juegos seguidos no se repita este año, pero lo que sí debería mantenerse es la buena actuación tanto de sus lanzadores como de sus bateadores, incluyendo al fenómeno Shohei Otani, quien a pesar de haberse perdido el Clásico Mundial por lesión ya suma 3 vuelacercas y batea para .313 en la pretemporada.

 

   El segundo lugar lo reservamos para SoftBank, que promete mejorar mucho su ofensiva con la llegada del cubano Alfredo Despaigne, quien firmó un contrato multimillonario de 3 años con el club a mediados de febrero.

 

   A pesar de haber sumado 83 victorias en 2016, cifra que normalmente es suficiente para asegurar el título de liga, el conjunto de Fukuoka se quedó corto en sus aspiraciones de capturar su tercera corona en fila debido a la increíble campaña que registró Nippon Ham, pero también a las carencias de su cuerpo de lanzadores.

 

   La rotación del club cuenta como con 10 abridores distintos, pero sólo 3 de ellos pueden considerarse realmente confiables: Rick van den Hurk, Kodai Senga y el veterano Tsuyoshi Wada. El resto de los brazos disponibles sin duda tienen talento, pero no están en capacidad de garantizar constancia en sus actuaciones.

 

   Los relevistas, liderados por el norteamericano Dennis Sarfate y el venezolano Robert Suárez, sin duda son muy sólidos, pero si los abridores no les entregan los juegos con la ventaja en el marcador entonces no es mucho lo que podrán hacer para asegurar las victorias.

 

   Como ya advertimos, la ofensiva del equipo debería mejorar mucho, especialmente si el Jugador Más Valioso de 2015 Yuki Yanagita se recupera de sus molestias y vuelve a su mejor forma, pero como ya indicamos todo dependerá del trabajo que hagan los abridores del club.

 

   Las Águilas de Rakuten, que tienen todo a su favor para convertirse en la sorpresa del circuito esta temporada, parecen destinadas a ocupar el tercer puesto de la tabla.

 

   Su cuerpo de lanzadores, que realizó un trabajo decente en 2016, promete mejorar mucho este año con las llegadas del veterano Takayuki Kishi, quien firmó como agente libre luego abandonar los Leones de Seibu, y del novato Shoma Fujihira, que fue la primera selección del club en el draft del pasado mes de octubre.

 

   Adicionalmente, la ofensiva del conjunto, que ha sido su mayor debilidad en los últimos 3 años, también parece destinada a mejorar debido a la presencia desde el primer día del mexicano Japhet Amador y del dominicano Carlos Peguero.

 

   Ambos produjeron muy buenos números el año pasado, pero apenas pudieron disputar un tercio de los partidos del calendario debido a las varias lesiones que sufrió el primero y al hecho de que el segundo sólo fue firmado a mediados de julio.

 

   Otro punto a favor del club de Sendai es la presencia del manager Masataka Nashida, quien no sólo hizo un gran trabajo en su primer año al frente del equipo sino que además es conocido por llevar a sus jugadores a la Serie de Japón en su segundo año en el banquillo, que es algo que ya ha logrado en un par de ocasiones.

 

   Parece difícil que pueda mantener esa seguidilla esta temporada, pero lo que sí está a su alcance es elevar su conjunto al tercer puesto de la tabla y clasificarlo a la postemporada del circuito.

 

   El cuarto lugar de la clasificación se lo asignamos a los Marinos de Lotte. El manager Tsutomo Ito ha hecho un gran trabajo al clasificar al equipo a la postemporada del circuito en 3 de las últimas 4 campañas y nuestra expectativa es que el club se mantenga competitivo este año.

 

   No obstante, las pérdidas del cubano Alfredo Despaigne, quien fue su principal arma ofensiva en 2016, y del dominicano Yamaico Navarro, quien también contribuyó con su bate, serán muy difíciles de cubrir y debido a eso la producción de carreras descenderá drásticamente.

 

   Las llegadas del dominicano Jimmy Paredes y del norteamericano Matt Duffy prometen ayudar, pero lo más probable es que no puedan igualar de inmediato el gran trabajo que hicieron Despaigne y Navarro el año pasado.

 

   No dudamos que Ito, a pesar de las bajas y de no contar con la mejor rotación de abridores del mundo, logre dar la batalla con sus jugadores, tal como lo hace cada año, pero en esta ocasión no creemos que pueda clasificarlos otra vez a los playoffs.

 

   Los Leones de Seibu son nuestros candidatos a quedar en la quinta posición de la tabla. Su ofensiva, que está encabezada por el venezolano Ernesto Mejía, Takeya Nakamura, Hideto Asamura y Shogo Akiyama, es sencillamente temible, pero su cuerpo de lanzadores sigue dejando mucho que desear.

 

   La partida de su as Takayuki Kishi, quien firmó como agente libre con Rakuten, promete debilitar una rotación de abridores que ya tenía problemas, mientras que su bullpen, liderado por el submarinista Kazuhisa Makita, continúa ofreciendo muchas dudas.

 

   La llegada del derecho norteamericano Brian Wolfe, quien lanzó muy bien en la recta final de la campaña pasada, brinda ciertas esperanzas a la rotación de abridores, pero no demasiadas porque el resto de sus compañeros no son demasiado confiables y la gerencia del club no se esforzó en contratar mejores lanzadores.

 

   El equipo rindió bastante bien en la parte final de la campaña 2016 y si logra mantener ese buen momento podría dar la sorpresa este año, pero el menos en este momento no creemos que eso vaya a ocurrir.

 

   El foso de la clasificación lo reservamos para los Búfalos de Orix, un club que recientemente ha tenido muchos problemas de organización y que aún no parece capaz de enderezar su rumbo.

 

   Luego de quedar en el último lugar del circuito en promedio ofensivo, efectividad y carreras anotadas en 2016, resulta obvio que se trata de un barco al que le está entrando agua por todas partes y al que nadie le ve posibilidades de salvarse.

 

   Si su as Chihiro Kaneko se reencuentra con su mejor versión, puede que el rendimiento de la rotación de abridores mejore, pero si el conjunto no mejora su ofensiva al mismo tiempo entonces la diferencia no será mucha.

 

   El potencial para hacer algo grande existe en el roster del equipo, el problema está en que el nuevo manager Junichi Fukura sepa cómo manejar sus piezas y logre conducir a sus jugadores al camino del éxito.

 

Escriba un comentario


Security code
Refresh